¡Hola!

¿Cómo estás? ¡Qué bueno que tus ojos estén del otro lado de estas letras! Alguien me pidió que me presentara a los jóvenes lectores y cuando los editores piden esas cosas siento que me miro el ombligo.

Pero te cuento:


Vivo en mi querida Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires, República Argentina. Aquí nací, crecí, desde aquí emprendí viajes, desde aquí soñé y se concretaron más sueños de los que sospechaba. Por eso ahora busco ser más prolija para sospechar sueños.


Soy Profesora en Letras por mera condescendencia con mi vocación literaria y trabajo en lo que amo.


No sé desde cuándo escribo, pero me recuerdo de pequeña, con flequillo y piernas largas escondiendo los poemas por los recovecos de la casa. De adolescente escribía más que de pequeña y escondía con mayor avidez. De adulta parece que perdí la cordura. Ahora ya no temo mostrar lo que escribo porque tampoco temo hacer lo que pienso y siento. Por eso llegan a vos mis novelas, cuentos y poesías.


Aunque te confieso: siento que aún me está esperando la escritura de mi mejor obra. Por eso leo mucho, estudio, voy a talleres literarios, corrijo, corrijo mil veces y busco darme tiempo para seguir creciendo.


Por si acaso y mientras tanto: Vivo, vivo con pasión por la vida. Por eso la lleno sólo de cosas importantes: el sol, la gente que amo, el abrazo de mis hijos, el aire, tierra, caricias, el mate con mis amigos, mirar a los ojos, el consuelo ante el fracaso, el mar, el horizonte. El horizonte siempre allí delante, cargado de luz, tentándome a nuevos vuelos. Aunque me quede alelada por la incertidumbre, siempre buscando nuevos vuelos.